Una buena vida – Ceiba

Una buena vida

cropped-solidaridad.pngLas políticas sociales en cualquier parte del mundo tienen una sola misión, por lo que parecería correcto pensar que la tiene muy fácil. La cuestión es que, incluso cuando las labores son evidentemente muy sencillas, existen complejidades que no se notan a simple vista.

Si yo te digo que la misión de las políticas sociales es mantener a todo el mundo contento y con una buena calidad de vida puedes pensar que es sencillo, pero, acaso no todo el mundo es distinto; es allí cuando comienza la complejidad.

Ofrecerle una buena vida a un gran grupo de gente es complicado, por no decir que es imposible, pues cada quien entiende la buena vida de manera distinta… pueda que tú entiendas la buena vida como una recompensa a tu trabjo y a tu esfuerzo y por tanto sabes que aun te falta para decir que vivies bien.

Para otras personas, la buena vida puede significar no trabajar tanto, peor aún así obtener los mejores beneficios. Ya ese nota un contraste en as maneras de pensar y por tanto las leyes van a ser buenas para unos y no para los otros.

Imagínate que, quien entiende que la buena vida se gana con trabajo va a estar en favor del pago de los impuestos para mejorar la salud, la seguridad y la educación en su sociedad, mientras que quien quiere trabajar menos y tener más, va a pensar que le están robando el dieron y que no es justo.

Ya por allí queda claro que alguien va a salir molesto y por tanto se confirma que la política social tiene  un trabajo arduo.